Actividad física y tiempo al aire libre . Algunos ejemplos

El ejercicio físico es crucial para mejorar nuestra salud y prevenir el sobrepeso y la obesidad. Un niño necesita practicar un mínimo de 60 minutos al día de actividad física para desarrollarse correctamente, ya sea a través de algún deporte, los típicos juegos infantiles, etc.

Una manera fácil de aumentar la actividad física durante el día es haciendo pequeños cambios en la rutina. Por ejemplo, ir andando a los sitios que sea posible en lugar de usar el coche, subir y bajar escaleras en vez de usar el ascensor, hacer las tareas de casa, hacer la compra y llevarla a casa…

Otra opción podría ser responsable del cuidado de un perro, ya que implica bajar a pasearlo todos los días. Además, fomenta que seamos más responsables al hacerse cargo de su alimentación, limpieza y otros cuidados.

En cuanto a deportes a practicar, los más populares entre los niños son el fútbol, el baloncesto y el patinaje. Con el fútbol, por cada kilo de peso, haciendo 1 hora de ejercicio se queman 8.4 kcal, con el baloncesto, 6.825 kcal y con el patinaje 7.35 kcal. Otros deportes que pueden ser de interés son la natación (6.3 kcal/kg/h), el ciclismo (7.875 kcal/kg/h) o el tenis (7.665 kcal/kg/h), que además ayudan a mejorar nuestra resistencia. También están las artes marciales (5.565 kcal/kg/h) o incluso el waterpolo (10.5 kcal/kg/h), que es uno de los deportes más completos que existen. El deporte tiene que ser elegido por la persona que va a practicarlo, ya que es a ella a quien le tiene que gustar para no verlo como una obligación.

Puede ser interesante escuchar música mientras practicamos deporte. Se ha visto que escucharla mientras se realiza actividad física ayuda a acompasar la actividad con la música, haciendo que la sensación de esfuerzo sea menor.

Por último, recuerda que es importante reducir el número de horas que pasamos delante de una pantalla a un máximo de 2 horas al día.

Actividad: ¿cuántas horas al día de tiempo activo hace tu hijo?, ¿practica algún deporte?, ¿cuál le gustaría hacer?

Familia y amigos

La familia y los amigos tienen una gran capacidad de influencia sobre tus hábitos de vida. Piénsalo. Tus padres eligen por ti lo que desayunas, almuerzas, comes, meriendas y cenas. Y tus amigos lo que coméis cuando salís por ahí. Médicos y científicos han demostrado en muchísimos experimentos que si una persona gana unos «kilitos», sus amigos más cercanos probablemente también lo harán. Aqui van algunos ejemplos: tú tienes un 57% más de probabilidad de ganar peso si un amigo cercano es gordito, un 40% si es un hermano y un 37% si es tu mujer o marido. Pero por otro lado, los mismos estudios también demuestran que tanto la familia como los amigos son parte fundamental para fomentar una dieta sana y la práctica del deporte. Entre las cosas que podéis hacer se encuentran: invitar a tus amigos al parque o a prácticar vuestro deporte favorito, compartir recetas o cocinar comida saludable en grupo. El objetivo principal es fomentar que las personas de tu alrededor coman de manera saludable y por lo menos hagan unos 30min diarios de ejercicio.

Así que con esta información piensa a quien te gustaría ayudar o con quien te gustaría compartir tu tiempo para pasarlo de maravilla comiendo sano y practicando tú deporte preferido. Sal ahí.